Saltar navegador principal

Una asamblea solemne más importante

img

El sábado 31 de marzo de 2018 se llevará a cabo una asamblea solemne con el propósito de sostener al recién llamado Presidente de la Iglesia y a otros oficiales de ella. Ésta es una ocasión de gran trascendencia para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de todo el mundo.

Una asamblea solemne, tal como el nombre lo indica, es una ocasión reverente, sagrada y seria en que los santos se reúnen bajo la dirección de la Primera Presidencia. Estas asambleas se realizan por tres motivos: para dedicar un templo, para dar instrucciones especiales a los líderes del sacerdocio y para sostener a un nuevo Presidente de la Iglesia.

En las asambleas solemnes se sigue un modelo que las distingue de otras reuniones generales de la Iglesia en las que se hace el sostenimiento de oficiales. Ese modelo, que fue establecido por el profeta José Smith, consiste en que los cuórumes del sacerdocio, empezando por el de la Primera Presidencia, se ponen de pie y, levantando la mano derecha, manifiestan su disposición a sostener al Presidente de la Iglesia como Profeta, Vidente y Revelador, no sólo con ese acto sino también con su confianza, su fe y sus oraciones. Los cuórumes del sacerdocio de la Iglesia dan su voto de esa manera. Después, todos los miembros se ponen de pie y hacen la misma manifestación. Los otros lideres de la Iglesia se sostienen de igual manera en sus llamamientos respectivos.

Cuando sostenemos al Presidente de la Iglesia con la mano levantada, no solo reconocemos ante Dios que el es el poseedor legal de todas las llaves del sacerdocio, sino que también hacemos convenio con Dios de que obedeceremos la dirección y los consejos que recibamos por medio de Su Profeta. Este es un convenio solemne.