Saltar navegador principal

Tenía preguntas y fueron respondidas...

Tenía preguntas y fueron respondidas...

Los Hombres y las Mujeres Jóvenes y los Jóvenes Adultos de los cuatro países del Área Sudamérica Sur tuvieron la oportunidad de que el élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles contestara sus preguntas. Ésta es la segunda vez en el año que participan en un evento de estas características.

Los eventos de preguntas en vivo ya no son una novedad. Desde hace algunos años que se prueba este modelo y es conocido el formato “Cara a Cara” que utiliza la Iglesia en transmisiones satelitales y por internet. Dos aspectos importantes enaltecen estos encuentros: quien responde y la calidad de las preguntas. A esto se le suma la parte técnica, que sin dudas debe garantizar una buena transmisión y al buscar la excelencia, los profesionales comienzan a analizar el ambiente, la iluminación, fondos, reflejos, brillos, e infinidad de detalles grandes y pequeños.

IMG_2268_300.jpg

Hacer una pregunta no es tan simple como parece. Parte de la descripción del evento de HHMMJJ decía: “Hay algunas preguntas que dan vueltas por tu cabeza. Preguntas que necesitan una respuesta para ayudarte a seguir sin temor, o para aclarar tu visión de la vida en esta tierra. Tal vez tus preguntas sencillas busquen la respuesta que te servirá para hacer de Cristo tu mejor amigo”.

Guillermo, de Paraguay: “Mis preguntas están siendo respondidas y siento cómo el Señor nos ama al inspirar estos eventos”.
Nicolás: “Hice una pregunta que no eligieron, pero recibí respuestas importantes a dos preguntas que también tenía”.
Gonzalo, de Chile: “Hermosa respuesta… ‘todas las cosas son espirituales’, eso es maravilloso.

La calidad de transmisión fue excelente y muy reconocida por quienes siguieron los eventos desde sus casas o centros de estaca o distrito. Se transmitió en español, y en guaraní. Al respecto, alguien escribió: “¡Una bendición de lo Alto! Escuchar a un Apóstol en nuestro idioma natal: Guaraní.”

IMG_2403_300.jpg

Las capillas desde donde se transmitieron los eventos se convirtieron en estudios de filmación. Luces, cables y cámaras fueron algo común en los pasillos y salones de la capilla de Las Condes en Santiago, Chile, y en la de Caballito, en Buenos Aires, Argentina. Al entrar, el ambiente era cálido y atrapante. Anunciaba algo distinto y especial.

Cerca del final de los eventos, los padres y líderes comenzaron a agregar sus comentarios.
Juan Andrés López Colman, de Paraguay, escribió: “Estamos compartiendo con mi hija en el centro de estaca. Es una hermosa oportunidad el poder escuchar a los siervos del Señor. ¡Muchas gracias!”
Tomás, de Chile, comentó: “Muchas gracias élder Rasband y élder Christensen por sus respuestas. Ojalá hubiera durado un poco más. Los vamos a extrañar”.

IMG_2391_300.jpg

María Carolina, de Argentina: “¡Felices de escuchar junto a los jóvenes de Corrientes a un Apóstol del Señor!”

Un gran equipo trabajó en forma incansable e inspirada en la preparación de estos eventos. Muchas horas para dejar todo a punto. En los momentos previos, se esperaba con ansiedad el momento cuando la señal anunciara el comienzo de la transmisión. Y entonces, el sonriente “¡Hola a todos! Soy Salvador/Nicolás” y enseguida la voz femenina: “Y yo soy Muriel/Erica” calmaba los nervios y llenaba de emoción a todos.

Elder Rasband con los JAS