Saltar navegador principal

A las Mujeres de la Iglesia: ¡Las Necesitamos!

Nelson

“Nadie puede hacer lo que una mujer recta puede hacer.”

El presidente Russell M. Nelson hizo esta poderosa declaración durante la histórica reunión general de mujeres, que se realizó por primera vez en la sesión del sábado por la noche de la Conferencia General, en lugar de la sesión del Sacerdocio. Como parte de esta reunión, especialmente dirigida a mujeres y niñas mayores de ocho años, el presidente Russell M. Nelson, sus consejeros en la Primera Presidencia y las líderes de las organizaciones auxiliares de Mujeres Jóvenes y la Sociedad de Socorro hablaron de la gran influencia de las mujeres, sus dones espirituales y su rol esencial en la obra del Señor.

“Mis queridas hermanas, ¡necesitamos de ustedes!  Necesitamos su fortaleza, su conversión, su convicción, su capacidad para dirigir, su sabiduría y sus voces”, dijo el presidente Nelson. Y continuó: “Simplemente no podemos recoger a Israel sin ustedes.”

Basándose en la invitación hecha en junio de este año a los jóvenes de participar en “la obra más grande del mundo” y de “ayudar a recoger a Israel en ambos lados del velo”, el profeta llamó a las mujeres de la Iglesia a unirse a esta causa.

“Las mujeres dan forma al futuro”, dijo. Los invitó a ayudar a recoger a Israel haciendo cuatro cosas:

  1. Participen en un ayuno de 10 días de las redes sociales y de cualquier otro medio de comunicación que traiga pensamientos negativos e impuros a sus mentes. Oren para saber qué influencias eliminar durante su ayuno. Les insto a anotar y a seguir cada una de las impresiones que reciban.

  2. Lean el Libro de Mormón entre hoy y el fin del año. Conforme lean, les aliento a marcar cada versículo que mencione o haga alusión al Salvador. Conforme lean, las aliento a marcar cada versículo que mencione o haga alusión al Salvador.

  3. Establezcan un patrón de asistencia regular al templo. Más tiempo regular en el templo permitirá que el Señor les enseñe a recurrir al poder de Su sacerdocio con el cual han sido investidas en Su templo.

  4. Participen de lleno en la Sociedad de Socorro. Estudien la declaración actualizada del propósito de la Sociedad de Socorro. Describe quiénes son ustedes y quiénes necesita el Señor que sean en este preciso momento, a medida que hagan su parte para ayudar a recoger al Israel disperso.

Del importante trabajo de las mujeres el presidente Russell M. Nelson recalcó: “Mis queridas hermanas, ustedes tienen dones y predisposiciones espirituales especiales … las insto, con toda la esperanza de mi corazón, a orar para que comprendan sus dones espirituales: para que los cultiven, utilicen y expandan, más que nunca. A medida que lo hagan, cambiarán el mundo.”